Muchos pacientes se sorprenden, al entrar en nuestro quirófano de trasplante capilar, por la calidad del equipamiento, la cantidad del instrumental y su alta tecnología. Se trata, en definitiva, de una ‘habitación quirúrgica’ en la que se van a realizar intervenciones médicas de precisión. En Arencibia ofrecemos solo los más altos estándares médicos a nuestros paciente. Y por ello, tanto la calidad del instrumental, como la asepsia y desinfección de todos los elementos usados antes, durante y después de la cirugía son de vital importancia.

Desde las neveras hasta las lupas que usamos para el proceso de implante, pasando por las camillas para los pacientes y las sillas del equipo, todo está cuidadosamente elegido. El objetivo: que cada intervención sea un éxito y que nuestros pacientes estén siempre lo más cómodos posible. El equipamiento de nuestro quirófano es material médico altamente especializado, diseñado específicamente para intervenciones de injerto capilar.

Algunos de estos elementos que se pueden encontrar en nuestra sala de intervenciones son:

La camilla del quirófano

El trasplante capilar es un procedimiento médico que tiene una característica distintiva: se trata de un proceso muy largo, que puede llegar a durar hasta ocho horas. La mayoría de las camillas quirúrgicas no están diseñadas para garantizar el confort de los pacientes durante tanto tiempo. Por eso, si no se utilizan camillas especiales para este tipo de cirugía, con frecuencia los pacientes sufren molestias cervicales y/o lumbares tras finalizar el procedimiento.

Pero, además, las camillas de nuestro quirófano de trasplante capilar no son buenas solo para nuestros pacientes. Si el personal médico que realiza la intervención no está en una posición cómoda -recordemos que operan hasta ocho horas seguidas- esto podría intensificar el cansancio y aumentar el riesgo de una inadecuada implantación. Por tanto, en Clínica Arencibia, disponemos de camillas especialmente diseñadas para el quirófano de trasplante capilar que facilitan la comodidad de paciente y médicos.

Se trata de sillones de tricología, con cabezales y cojín intercambiables, para garantizar la comodidad del paciente en todas las posiciones que pueden ser requeridas en un trasplante de cabello. Los tres motores de la camilla nos permiten ajustar cómodamente con un pedal su altura y posición, mientras el paciente permanece cómodamente tumbado. La camilla también dispone de movimiento sincronizado de respaldo y reposapiernas.

Un colchón suave y extremadamente cómodo, nos garantiza la máxima comodidad para el paciente a lo largo de las horas necesarias para la intervención. El colchón está forrado con material transpirable de gran calidad.

Material óptico del quirófano de trasplante capilar: las lupas

En una cirugía como la del trasplante capilar, que es una microcirugía, trabajamos con algo tan pequeño como folículos capilares. Es por ello que uno de los materiales imprescindibles en nuestro quirófano son las lupas, fundamentales para que el procedimiento sea preciso. Las lupas que usamos para injerto capilar en Clínica Arencibia, además de ofrecernos una visión aumentada y nítida muy superior al de la mayoría de las lupas del mercado, son lupas ergonómicas: permiten al cirujano mantener una posición corporal adecuada. De este modo también evitamos el agotamiento durante todo el procedimiento.

Estas lupas están incorporadas en una estructura o soporte que el cirujano se coloca a modo de casco durante el trasplante capilar. Estos cascos también incorporan una lámpara led de gran calidad y potencia. Con ella iluminamos la zona, a la vez que obtenemos visión ampliada del campo, en este caso, la cabeza del paciente.

Neveras para unidades foliculares

En todo quirófano de trasplante capilar se necesita conservar las unidades foliculares (UFs) que extraemos de la zona donante. Las mantenemos en las mejores condiciones, a temperatura constante, mientras se clasifican y organizan para su implantación en la zona receptora. En muchos quirófanos de trasplante capilar no se conservan adecuadamente las unidades foliculares en términos de temperatura, y acaban sufriendo temperaturas demasiado altas o variables, porque se utilizan placas de hielo. Estas placas pierden temperatura con el tiempo, lo que ocasiona que las tasas de supervivencia de las unidades foliculares, (grupos de cabellos) puedan verse afectadas.

En Clínica Arencibia utilizamos los ‘Enfriadores de placas de Petri’. Se trata de pequeñas neveras que mantienen las unidades foliculares a temperatura constante mientras los auxiliares las clasifican. Una vez clasificadas, las unidades foliculares se mantienen en una nevera hasta que se implantan al paciente, con todas las garantías de la mayor tasa de supervivencia posible.

Calculando las unidades foliculares en el quirófano de trasplante capilar

Cada paciente es único y tiene unas características y necesidades diferentes. Para personalizar al máximo nuestros tratamientos e implantar a cada paciente las unidades foliculares que necesita, usamos un exclusivo sistema creado por nuestros especialistas. Nuestro proceso de medición sistemática, calcula con exactitud el número de unidades foliculares que necesita cada paciente. Pero también el número de UFs de que dispone en su zona donante, de forma completamente personalizada.

Dado que no existen en el mercado herramientas o programas para hacer estos cálculos, en Clínica Arencibia abordamos este proceso usando un medidor de perímetro cefálico y un tricoscopio. En total, hacemos más de 23 mediciones distintas. Estas mediciones se procesan en hojas de cálculo que nos darán la información detallada y altamente precisa de cuántas UFs dispone la zona donante del paciente, y cuantas necesitará su zona receptora.

Anestesia de circuito cerrado

Otra de las claves del procedimiento en un quirófano de trasplante capilar es la anestesia. La anestesia local con circuito cerrado es un sistema propio creado Clínica Arencibia. Nuestro objetivo es evitar las clásicas cubetas donde se preparan la dilución de la anestesia local a utilizar en los procedimientos de trasplante capilar. Estas cubetas pueden estar expuestas a contaminación bacteriana durante el lapso en que se vierte la anestesia en ellas para cargarla en las jeringas con que las inyectamos al paciente. Con nuestro sistema de circuito cerrado, garantizamos que la disolución está libre de cualquier contaminación bacteriana.